Cambio de tendencia en los precios hoteleros del Mediterráneo

Los precios de los hoteles de los principales destinos del Mediterráneo crecen notoriamente y se sitúan por encima de los niveles pre-pandemia.

La crisis derivada de la pandemia del COVDI19 ha provocado en el último año un descenso notorio de la demanda – siendo los viajes trasatlánticos los más afectados. A pesar de su ligera recuperación en los últimos meses, el cierre de algunos hoteles, así como la reducción del poder adquisitivo de los viajeros ha ido en aumento lo que ha provocado un incremento de los precios hoteleros. Con el objetivo de analizar esta variación, Mabrian Technologies ha llevado a cabo un estudio sobre la evolución de los precios de los hoteles en los destinos más populares del Mediterráneo.

Mabrian Technologies Hoteles

Para este estudio, Mabrian ha analizado el precio medio mínimo de una habitación doble estándar por destino y categoría publicado en las principales agencias de viaje online. Asimismo, el análisis incluye los precios medios por país para las pernoctaciones durante julio y agosto de 2021. Para conocer la evolución de los precios se ha incluido, también una comparación de los precios medios publicados en las agencias de viaje online durante el mismo periodo de 2019. Este estudio se basa en una muestra de más de 73.000 hoteles.

Al analizar los principales destinos vacacionales del Mediterráneo -Grecia, Turquía, Italia, España y Portugal- durante esta temporada de verano, hemos observado que, en general, los precios de los hoteles han experimentado un fuerte aumento en comparación con la media de precios de 2019.

Grecia es, con diferencia, el destino del mediterráneo que ha experimentado un mayor incremento -creciendo un 31% en los hoteles de cuatro estrellas y un 47% en los de cinco. Por el contrario, Turquía es el único país mediterráneo que ha experimentado un descenso -de un 4% – que se ha registrado en la categoría de tres estrellas.

¿Cuáles son las causas detrás de esta tendencia? Aunque tal vez sea demasiado pronto y sean muchos los factores que hayan influido existen varias causas a tener en cuenta. 

En primer lugar, el hecho de que muchos hoteles sigan cerrados o solo abran parcialmente, afecta directamente a los precios: una menor oferta siempre aumenta los precios si la demanda se mantiene estable. 

Igualmente, el aumento de los precios en la categoría de cinco estrellas puede explicarse en parte por el hecho de que los viajeros con mayor poder adquisitivo han sido los menos afectados por la crisis económica derivada de la pandemia y no se frenan por los altos costes de la prueba PCR a la hora de viajar. También hemos identificado que los que sí viajan pasan más tiempo en el destino, lo que hace aumentar la demanda total. Por supuesto, existen otros factores a tener en cuenta que podrían requerir más tiempo de análisis por parte de los economistas, como el hecho de que los hoteles podrían tener que aumentar los precios al haber aumentado su base de costes debido a las medidas COVID y/o necesitar compensar la pérdida de ingresos. 

Por último, hay que tener en cuenta que los viajes internacionales -y con ello nos referimos a los viajes transatlánticos o a los viajes a Asia, entre otros – han disminuido con respecto a los niveles habituales. El deseo de viajar, sin embargo, ha seguido siendo alto, por lo que quizás algunas de esas personas que antes querían hacer un viaje de Europa a América o Asia -o incluso un crucero, que han dejado de hacerse casi por completo- están ahora viajando a Europa, creando una demanda que en un contexto anterior no habría existido. 

Sea cual sea la causa -y nuestra estimación es combinación de todos los factores mencionados anteriormente -, en general es bastante alentador ver que el sector de los viajes y la hostelería se reanuda poco a poco y muestra una gran capacidad de resiliencia.

This post is also available in: enInglés